casa vedat

Casa Vedat
Casa Vedat
Casa Vedat
Casa Vedat
Casa Vedat
Casa Vedat
Casa Vedat
Casa Vedat
Casa Vedat
Casa Vedat
Casa Vedat
Casa Vedat
Casa Vedat
Casa Vedat
Casa Vedat
Casa Vedat
Casa Vedat
Casa Vedat
Casa Vedat
Casa Vedat

La sencillez y la generosidad de la comunicación.

Este es un hogar muy sencillo; tan sencillo como generoso. Un fiel reflejo de los clientes que lo habitan y que tanto lo merecen. Y es por eso que el proyecto parte de una simplicidad formal evidente, abriéndose en forma de “L” hacia las dos calles que delimitan la parcela y tratando de ocultar parte de las fenestraciones en un ejercicio como de cierto pudor y humildad.

Pero esa simplicidad se torna en nobleza al encontrarse con una sutil descomposición de esa forma de “L” gracias a la aparición de elementos volados que se presentan entre sí desplazados.

Pero si hay algo que destaca y que  vertebra – con el significado completo de la palabra – toda la casa, es el núcleo de comunicación: desde el sótano hasta la segunda planta -denominada en la propia normativa del lugar como planta miramar  por sus privilegiadas vistas- se establece un espacio conformado por un juego de escaleras y vacíos, que inevitablemente recuerdan a algunas láminas de Escher, y que constituye la esencia de la vivienda, puesto que en el tránsito por ellas se pueden vivir todos los ambientes, todas las opiniones, todos los gustos, reflejos y recuerdos de sus habitantes.

Pues como ellos nos enseñaron, lo importante es la comunicación y la generosidad.