casa roma

Casa Roma
Casa Roma
Casa Roma
Casa Roma
Casa Roma
Casa Roma
Casa Roma
Casa Roma
Casa Roma
Casa Roma
Casa Roma
Casa Roma
Casa Roma
Casa Roma
Casa Roma
Casa Roma
Casa Roma
Casa Roma
Casa Roma
Casa Roma
Casa Roma
Casa Roma

Salvar barreras y diluir límites.

El proyecto de esta casa se presenta con una premisa muy clara: delante de la parcela existe un edificio de viviendas que actúa como barrera visual hacia las vistas, en este caso Benidorm y el mar. Por lo tanto el primer gesto de la vivienda es realizar un pequeño giro en relación al frente de la parcela, intentando salvar esa barrera.

Por otra parte, dos de los deseos de los clientes conducían hacia una disolución delímites: como primero, querían huir dela estética ortogonal, de la imagen de “caja”, palabras textuales, de otras viviendas modernas de su entorno. El otro deseo quedaba marcado por el tipo de piscina que deseaban, una piscina que aludiese a una imagen más natural, a la idea de playa, en la que el límite con el agua es más difuso.

Al practicar el anterior giro comentado, la planta de la vivienda queda totalmente ortogonal, puesto que además es la mejor manera de que ese giro se evidencie más, y se pretendía eso precisamente, que el gesto quedase plenamente marcado. En cambio, esa voluntad de los clientes de evitar la imagen de cajas, obligaba, y nos ayudaba, a seguir la línea, o mejor dicho, la difusión de las líneas que planteaba la idea de piscina-playa que querían. En este aspecto, aparecen una serie de pérgolas, tanto en planta baja como en primera, que conforman un juego de entrantes, salientes, luces y sombras quedan como resultado una disolución completa de la idea de caja y aportan una imagen muy singular a todo el conjunto.