casa psol

Casa Puerto del Sol
Casa Puerto del Sol
Casa Puerto del Sol
Casa Puerto del Sol
Casa Puerto del Sol
Casa Puerto del Sol
Casa Puerto del Sol
Casa Puerto del Sol
Casa Puerto del Sol
Casa Puerto del Sol
Casa Puerto del Sol
Casa Puerto del Sol
Casa Puerto del Sol
Casa Puerto del Sol
Casa Puerto del Sol
Casa Puerto del Sol
Casa Puerto del Sol
Casa Puerto del Sol
Casa Puerto del Sol
Casa Puerto del Sol

Este proyecto surge como encargo de un promotor para su posterior venta. Su ubicación, privilegiada aun estando en tercera línea de mar, marca tanto la forma como la estrategia de implantación: se trata de una zona plenamente consolidada, además desde hace muchos años, donde prácticamente esta parcela es el único solar libre del lugar. Las viviendas de alrededor repiten el modelo adoptado en décadas anteriores como “estilo mediterráneo”, con unas marcadas formas circulares en sus elementos más singulares, tejados inclinados de teja árabe y repetición de ciertos elementos que devinieron en ornamentales, como arcos, muros de piedra seca y balaustradas. Lo que se pretende en esta actuación es integrar la nueva vivienda en el entorno, tanto en la implantación física en el terreno, excavando parte de la montaña, como a nivel estético, trabajando con un lenguaje que remite a las formas y recursos de la arquitectura existente, pero desde un prisma contemporáneo. De hecho, la cubierta de la nueva casa es de teja árabe, como además impone la normativa, aunque ésta sea únicamente visible de forma cenital.

Con todo esto se compone una edificación que se abre completamente hacia las vistas, como si de un mirador se tratase, mediante paños de vidrio, que quedan remarcados por una serie de juego de pérgolas curvas y alabeadas a modo de arcos tumbados y deformados. El resultado es una imagen muy potente y dinámica, a la vez que de voluntad integradora, reforzada por la rotundidad del vaso curvo de la piscina que parece flotar sobre el terreno.

Interiormente la vivienda se desarrolla en planta sótano, planta baja, en la que se sitúa una habitación y la zona de día, y planta primera, donde se concentra el resto de habitaciones. El acceso principal, en planta baja, cuenta con un espacio a doble altura que alberga la escalera y que tiene como réplica otro espacio a doble altura en la zona del salón, visible desde el corredor de planta primera, cuyo punto de vista permite encuadrar a la perfección el paisaje, el mar, enmarcado por las pérgolas curvas.