Gafarró house

Casa Gafarró
Casa Gafarró
Casa Gafarró
Casa Gafarró
Casa Gafarró
Casa Gafarró
Casa Gafarró
Casa Gafarró
Casa Gafarró
Casa Gafarró
Casa Gafarró
Casa Gafarró
Casa Gafarró
Casa Gafarró
Casa Gafarró
Casa Gafarró
Casa Gafarró
Casa Gafarró
Casa Gafarró
Casa Gafarró
Casa Gafarró
Casa Gafarró

Locating paradise.

The first time we met the client of this house was precisely in the plot. There was an old house that needed to be torn down. His words were “I want to build my paradise here”.

The situation of the plot was quite propitious: practically a first line of sea, with incredible views to the population center to which it belongs and to the tip of Albir. The most efficient job was to locate the house well.

We then decided to invert the classic distribution, placing the living-dining-kitchen area on the highest floor, together with the master bedroom and the swimming pool, while the other rooms were placed on the floor immediately below and the rest of the functional program in a semi-basement.

A second decision will be even more important: that upper, main floor would be “L” shaped with a double objective: to make the most of the sun’s orientation on the plot and to contribute to the privacy of the most important area of the house, the area where paradise is created.

casa Gafarró

Casa Gafarró
Casa Gafarró
Casa Gafarró
Casa Gafarró
Casa Gafarró
Casa Gafarró
Casa Gafarró
Casa Gafarró
Casa Gafarró
Casa Gafarró
Casa Gafarró
Casa Gafarró
Casa Gafarró
Casa Gafarró
Casa Gafarró
Casa Gafarró
Casa Gafarró
Casa Gafarró
Casa Gafarró
Casa Gafarró
Casa Gafarró
Casa Gafarró

Ubicar el paraíso.

La primera vez que nos vimos con el cliente de esta vivienda fue precisamente en la parcela. En ella se ubicaba una antigua casa que había que demoler. Sus palabras fueron ” quiero construir aquí mi paraíso”.

La situación de la parcela era bastante propicia: prácticamente una primera línea de mar, con vistas increíbles al núcleo de población al que pertenece y a la punta del Albir. El trabajo más eficiente era ubicar bien la vivienda.

Decidimos entonces invertir la clásica distribución, situando en la planta más alta el salón-comedor-cocina junto con el dormitorio principal y la piscina, mientras que en la planta inmediatamente inferior se colocan las otras habitaciones y en un semisótano el resto del programa funcional.

Una segunda decisión será todavía más importante: esa planta alta, principal, tendría forma de “L” con un doble objetivo: sacar un mayor partido a la orientación del sol en la parcela y contribuir a la privacidad del área más importante de la casa, el área donde se recrea el paraíso.